Sala de Prensa

Sala de Prensa

CAP Acero retoma sus operaciones de laminación post terremoto

MARTES, 27 ABRIL 2010

Con la presencia de la Intendenta Jacqueline Van Rysselberghe, este mediodía la siderúrgica más importante del país procesó su primera palanquilla tras la emergencia: un símbolo de cómo la empresa se pone de pie e inicia el camino para producir el acero que Chile necesita para su reconstrucción.

Imagen foto_00000001Talcahuano, 27 de abril de 2010.- CAP Acero procesó hoy las primeras palanquillas de acero en el Laminador de Barras Rectas desde que el terremoto del 27 de febrero interrumpiera sus operaciones. De esta forma, la partida de esta unidad se suma a la de los laminadores de Productos Planos y la Planta de Coque, que en las últimas semanas volvieron a operar después de sesenta días de intenso trabajo de reparaciones y ajustes.

Justo cuando se cumplen dos meses del terremoto, la empresa quiso compartir esta significativa "segunda puesta en marcha" del área de laminación con la comunidad y por ello participó en esta instancia la Intendenta Jacqueline Van Rysselberghe.

La Jefe del Gobierno Regional se mostró muy entusiasmada por el trabajo de reconstrucción de la empresa, y destacó el esfuerzo de ejecutivos y trabajadores por llevar a cabo esta difícil tarea. "Felicito a los trabajadores de CAP Acero por ponerse de pie; sabemos lo importante que es esta empresa, y sabemos que será un pilar para la reconstrucción de la región y del país. En la medida de que seamos capaces de transformar esta calamidad en una oportunidad de hacer mejor las cosas, vamos a salir fortalecidos, y es evidente que Huachipato lo tiene claro. Espero estar de vuelta muy pronto, cuando todas sus unidades estén produciendo", señaló.

De acuerdo a lo señalado por Iván Flores, Gerente General de CAP Acero, el reinicio de las operaciones de las unidades de laminación, así como de la Planta de Coque, son hitos muy importantes para la Compañía, pues marcan el primer paso para retomar una producción normal: "Aún queda camino por recorrer, pero estamos muy contentos con lo que hemos logrado hasta la fecha. Nuestros trabajadores han realizado un enorme esfuerzo, y nos llena de orgullo ver su determinación y compromiso para poner de pie a nuestra empresa, después de que hace dos meses se encontraba imposibilitada de operar. Este terremoto nos afectó más que el de 1960, pero como ha señalado el Presidente de CAP, Roberto de Andraca, Chile cuenta con nosotros para que le entreguemos el acero que necesita para su reconstrucción".

Daños y reparaciones

Es importante recordar que CAP Acero sufrió severos daños en todas sus unidades, especialmente en el área de producción primaria: Muelle, Altos Hornos, Planta de Coque y Acería. El mismo día de la emergencia comenzaron las tareas de reparación, muchas de las cuales consisten en faenas de alta complejidad que requerirán una inversión muy fuerte y varios meses de trabajo, por lo que la Compañía no podrá producir su propio acero durante algunos meses. Ello será así hasta que vuelvan a operar los Altos Hornos, que se encuentran actualmente en reparaciones y cuya puesta en marcha está prevista para mediados de junio.

Las unidades de laminación sufrieron daños de menos consideración y ya han comenzado a operar, procesando acero en stock o importado, lo que junto a la importación de productos terminados y semiterminados permitirá continuar respondiendo a las necesidades de los clientes. Para este fin, a mediados de abril la empresa recibió la primera carga de 19.500 toneladas de barras para hormigón desde Brasil.

Seguridad

En la oportunidad, marcada por las buenas noticias, el Gerente General aprovechó de destacar que pese a que durante el terremoto se encontraban en la planta alrededor de 350 trabajadores de turno, no se registraron lesionados ni fallecidos. "Si bien el terremoto nos afectó con fuerza en términos materiales, la mejor noticia para CAP Acero fue saber que todos nuestros trabajadores salieron ilesos de la emergencia. Además pudimos comprobar la utilidad de los planes de evacuación, los simulacros y su difusión interna: el personal tenía perfectamente internalizadas las zonas seguras, el trayecto y ubicación de la zona de seguridad en un cerro aledaño, como resguardo de un eventual tsunami", precisó Iván Flores.

Galería de fotos

volver